Lista negra de la salud bucodental

Todo el mundo sabe que el azúcar es el principal enemigo de la salud oral ya que es uno de los principales causantes de las caries. También sabemos los estragos que genera una higiene bucal deficiente, pero, ¿sabías que existen más hábitos cotidianos que son muy dañinos? A veces por desconocimiento y otras veces por despiste realizamos acciones que son totalmente desaconsejables para la salud de nuestros dientes. A continuación te explicamos la ‘lista negra’ de la salud bucodental para que evites cometer estos errores:

Morder o masticar objetos duros

Morder un bolígrafo, intentar partir una nuez con la boca, masticar hielo, morderse las uñas…Utilizar los dientes como si fueran herramientas: desenroscar tapones, quitar plásticos, cortar cinta adhesiva o hilo. Cualquiera de estos hábitos provoca un desgaste en nuestra dentadura y además puede llegar a provocar fisuras y fracturas en nuestros dientes.

*En este apartado también cabe destacar la onicogafia, más conocido como ‘morderse las uñas’. Al igual que morder bolis, lápices o cualquier otro utensilio, mordisquear las uñas desgasta mucho el esmalte y hace que choquen los dientes demasiado. Además, como con las manos cogemos y tocamos multitud de cosas, morderse las uñas implica llevarse a la boca un sinfín de bacterias.

Apretar los dientes en exceso

Rechinar los dientes o apretarlos fuertemente también es un hábito que debemos desterrar si deseamos conservar nuestra dentadura en perfectas condiciones. Aunque para muchos es una forma de liberar tensión y estrés, este roce continuo de los dientes causa un importante desgaste y deteriora nuestros dientes. Cuando este hábito es involuntario, hablamos de bruxismo. Suele darse durante el sueño y en muchas ocasiones el paciente no es consciente, y o bien se da cuenta su entorno cercano o los síntomas alertan de que algo pasa. Es importante acudir a un odontólogo experto para tratar este trastorno, de lo contrario las consecuencias en los dientes y encías pueden ser desastrosas.

En ocasiones la causa es el estrés y se necesita ahondar en cuál es la causa de esa situación de tensión para solucionarla. El odontólogo puede recetar una célula de descarga para minimizar los daños. Muchas veces una mala alineación de los dientes se encuentra detrás de estos problemas de bruxismo. Al no estar bien colocados, la posición de la boca al descansar no es la que debería y genera este movimiento involuntario. En estos casos la ortodoncia es el tratamiento adecuado para solucionar el problema.

Cítricos en exceso

El pomelo, la lima e incluso la naranja (entre otros) tienen un alto contenido en ácidos que desgastan y corroen el esmalte. Una vez consumido su zumo, que no deja de ser beneficioso por su alto aporte en Vitamina C, conviene enjuagarse la boca y esperar unos 30 minutos para cepillarse. Recalcamos que los cítricos persé no son nocivos, aportan una gran cantidad de vitaminas y nutrientes a nuestro organismo. Tomarlos en exceso es lo perjudicial para nuestros dientes. Una opción que ayuda a minimizar riesgos es, cuando se tome zumo, hacerlo con pajita para reducir el contacto de los ácidos con los dientes.

Cepillarse los dientes inmediatamente después de comer.

Es muy común que prácticamente nada más comer, especialmente si hemos tomado alimentos o bebidas muy azucaradas, se vaya rápidamente a cepillarse los dientes. ¡Error! Lo ideal es dejar pasar, al menos, 30 minutos para no dañar el esmalte y permitir así que se recupere saliva dentro de la boca, necesaria para neutralizar la acidez. Si hemos tomado algo muy ácido o muy dulce y pasamos el cepillo enseguida, lo que conseguimos es agrandar los daños en el esmalte, erosionarlo más. Para evitarlo es mejor dejar pasar un tiempo, enjuagarnos con agua antes e incluso beber un poco de leche, que neutraliza los ácidos.

Uso de palillos

Es muy típico utilizarlos tras las comidas para eliminar algún resto de comida que se quede entre los dientes, pero existe un aliado mejor: el hilo dental. Los palillos, que suelen ser de madera, pueden ocasionarnos alguna herida en las encías. Es más seguro y sano para la salud bucodental utilizar el hilo dental.

 

Write a comment:

Your email address will not be published.