Modas perjudiciales para tu salud oral

Las tendencias no son solo cosa de ropa o peinados, también han llegado a los dientes. Muchas de estas modas, llegadas a través de famosos o gente influyente, son muy perjudiciales para la salud oral. A continuación os mostramos algunos ejemplos de las más seguidas y las más dañinas también:

Diastemas

El diastema es la separación entre dos dientes, generalmente el de los incisivos superiores. Normalmente cuando existe un espacio interdental se coloca algún tipo de ortodoncia para corregir malposiciones y lograr alinear todos los dientes. La aparición en los medios de modelos como la conocida Brigitte Bardot, que tenía los incisivos separados, ha propiciado que en los últimos años haya gente que se ponga ortodoncia no para alinearse los dientes, sino para generarse un diastema y tener las características de estos modelos. Modas muy nocivas con la dentadura.

Provocarse ese espacio no es una mera cuestión estética, es perjudicial para la salud. Al separar los dientes se origina apiñamiento en otras zonas, lo que dificulta más la higiene dental y aumenta el riesgo de caries. Además, ese movimiento afecta a todos los músculos de la mandíbula y las zonas próximas, por lo que puede generar molestias en los oídos, la cabeza o la espalda.

Grillz

Son una especie de protectores bucales pero con diseños extravagantes y adornados con piedras preciosas, metales o diferentes incrustaciones que los hacen muy visuales y originales. Famosos como Madonna o Rihanna los han lucido en ocasiones convirtiéndolos en tendencia, pero son más perjudiciales de lo que se cree. Los grillz van ajustados a los dientes como cualquier protector bucal, pero si no las realiza un profesional de la odontología y van totalmente personalizadas a la dentadura, son desaconsejables. Al comprarlas de forma estándar se fuerza a los dientes a una posición que no es la adecuada. Esto genera daños en la mandíbula, dolores, inflamación de las encías y en ocasiones rotura de dientes.

Piercings bucales

Los que se realizan en la lengua pueden provocar glositis (lengua inflamada) y obstruir las vías respiratorias. En cuanto a los piercings que se hacen en los labios o en las encías dañan mucho el esmalte dental y generan la retracción de las encías. En casos extremos, debido al contacto continuo del metal con el diente, se generan microrroturas en la pieza dental inflamando el tejido del interior del diente (pulpa). Causa dolor y si no se trata, con el tiempo se pierde la sensibilidad e incluso se puede llegar a perder la pieza.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.