Al despertarte por la mañana te das cuenta de que sufres de mal aliento en el interior de tu boca.

Esto está producido por una colonia de bacterias que se han estado reproduciendo en tu boca durante toda la noche.

La mayor parte del tiempo tu saliva es la encargada de mantener a raya a esas partículas gracias a agentes como la lactoferrina. Este agente impide a las bacterias absorber hierro y dificulta su proliferación.

El problema ocurre por la noche ya que no producimos tanta cantidad de saliva por lo que las bacterias pueden campar a sus anchas y reproducirse sin problemas.

Conforme estas bacterias se van alimentándose, producen ciertas sustancias olorosas como son el acido sulfúrico, acido isovalerico o la cadaverina.

El mal aliento por las mañanas no se puede evitar, pero si mitigar con una buena higiene bucodental. Algunos consejos para evitar el mal aliento son:

  • Mantener la bocal limpia: Esto supone usar el hilo dental, cepillarse los dientes y también limpiar la lengua.
  • Tener la boca siempre húmeda: Beber bastante agua ayuda a mantener las mucosas debidamente hidratadas y a mantener un buen aliento.
  • Evitar quedarse sin comer por más de 3 horas: es importante ingerir frecuentemente alimentos de fácil digestión como ensaladas crudas, vegetales cocidos y carnes bajas en grasa, ya que son alimentos que se mantienen menos tiempos en el estómago.

En la Clínica Mayo Dental somos expertos en salud dental. Para más información no dude en acudir en nuestra clínica.